Trastornos de la piel en los neonatos

La piel del niño recién nacido es suave y delicada. Tiene un papel muy importante en la regulación de la temperatura y el equilibrio hídrico, constituye una barrera protectora contra agentes externos como los microorganismos. 

Es muy diferente a la del adulto, produce menos secreción sudorípara y sebácea. Al tener menos glándulas sebáceas y mecanismos de defensa poco desarrollados tiene riesgos de sufrir enfermedades de la piel que pueden ser infecciosas o inflamatorias.

 La piel del niño tiene unas características especiales por lo que también necesitará de cuidados específicos.

Durante el periodo neonatal se puede observar una amplia diversidad de lesiones cutáneas, cuya mayor parte son benignas, pasajeras, no presentan ningún riesgo para la salud; mientras que otras pueden ser signos de otras enfermedades que pueden ser graves.

 En la gran mayoría de los casos éstas lesiones  no requieren ningún tratamiento, pero su reconocimiento puede ayudar a muchos padres. Vamos a mencionar algunas afecciones benignas en el recién nacido.

  • Milia: Son pequeños quistes  que se encuentran en la dermis y que contienen  queratina, se presentan como papulitas de color blanco, con una superficie lisa, de cantidad variable y que se encuentran sobre todo en la nariz y mejillas. Cuando la milia afecta la mucosa oral es llamada perlas de Epstein o nódulos de Bohn (se encuentra en el 85% de los neonatos). Desaparecen de manera natural en el plazo de un mes, por lo que no es conveniente intentar retirar o colocar cremas tópicas.
  • Hiperplasia de las glándulas sebáceas: Se presentan como diminutas pápulas, lisas de  color blanco amarillentas, espaciadas que se encuentran en el área de la nariz, labio superior, zona de la frente. Se produce por la estimulación androgénica de las glándulas sebáceas de la madre o del niño mientras permanece en el útero. Desaparecen de manera natural durante las primeras semanas de vida, suelen confundirse con la milia.
  • Mancha mongólica: Es una de las lesiones cutáneas más comunes de las cuales existen tres tipos; la común, la ectópica (fuera de la zona dorsal), y la persistente ( que dura más allá de los dos años). Se presenta en el nacimiento, puede ser plana, de color oscuro y que  se encuentra  en el área lumbosacra, nalgas. En algunas ocasiones pueden presentarse en los miembros inferiores, espalda. Se produce por la detención  en la dermis profunda de melanocitos.
  • Hemangioma plano de la nuca: También conocido como mancha nucal de Unna y vulgarmente como piquete de cigüeña. Es permanente, no supone ningún riesgo ni tiene trascendencia, es cubierto por el pelo durante la infancia.
  • Eritema tóxico del recién nacido: Es una enfermedad cutánea inflamatoria benigna de origen desconocido. También le llaman urticaria neonatal, exantema toxoalérgico. Aparece luego del nacimiento, se presenta como una combinación de  lesiones, máculas, pústulas, que pueden variar en cantidad y se puede presentar en cualquier parte del cuerpo. Cada una de las lesiones individuales persisten por unas horas, pero la erupción en su conjunto puede permanecer incluso durante semanas. Se cree que sea un tipo de reacción de la piel del neonato a estímulos térmicos o mecánicos.

Estas son algunas de las afecciones más comunes que presentan los niños recién nacidos, ahora también es importante conocer como debemos cuidar la piel delicada de los niños, que podemos usar, qué es lo más recomendable para evitar la dermatitis del pañal. Primero vamos a conocer en qué consiste la dermatitis del pañal.

 Dermatitis del pañal:  Es muy común también en los primeros meses de vida. Se presenta como un enrojecimiento en el área perianal debido al contacto prolongado de la piel del niño con heces y orina. Se produce por el amoniaco que irrita la piel,  junto con la humedad y otros factores que  desencadenan la irritación. Es bastante frecuente y no es motivo de consulta al pediatra, suele curarse en pocos días con cuidados adecuados. Puede ser muy molesto para el niño recién nacido, produce llanto frecuente y sensibilidad al contacto y cambio de pañal, te sugerimos algunos consejos.

  •  Es necesario cambiar frecuentemente el pañal, no dejar mojado por tiempos prolongados.
  • La limpieza del área perianal  debe realizarse con agua, se recomienda no usar jabones que alteren el ph natural de la piel.
  • Secar muy bien, si la piel ya está irritada, no frotar, el secado debe ser suave con toques finos.
  • Posterior al secado se recomienda usar crema protectora, si ya hay irritación se puede colocar una crema  regeneradora de tejidos, se pueden encontrar en farmacias, esto ayudará a recuperar la función protectora de la piel.
  • Si la irritación persiste por muchos días, y hay presencia de fiebre o malestar mayor en  el niño, se recomienda consultar al pediatra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *