Producción de Leche Materna

Una de las mayores preocupaciones que tienen las mujeres al dar a luz es si producirá suficiente leche para su bebe, ¡ no te preocupes!  te contaremos cómo puedes aumentar el suministro de leche y las técnicas adecuadas de amamantamiento que te ayudarán para que tengas éxito. 

Durante el embarazo notarás que tus senos aumentaron de tamaño, pues están pasando por una serie de cambios fisiológicos , están sensibles al tacto, y se ha oscurecido el pezón y la areola, todo esto es totalmente normal; significa que se está poniendo en marcha un complejo sistema para producir la leche materna. En los senos hay una red de canales y unos conductos llamados galactóferos por el que fluye la leche  bajo la acción de una hormona llamada prolactina.

Posterior al parto, tus senos están listos para la salida de la leche, se puede colocar al bebe en el momento que sea posible  para que por medio de la succión se estimule la producción, en los primeros días puedes sentir dolor y congestión en los senos, esas molestias iniciales se atenúan a medida que se de el pecho con más frecuencia. Tu bebe recibirá la primera leche llamada calostro, que es más densa, amarilla y contiene  poca grasa con muchas proteínas, en la cantidad que tu bebe necesita.

La leche materna a temperatura ambiente que no supere los 25 °C  tiene una duración de 8 horas, se puede guardar en la nevera por 8 días para utilizarla posteriormente,  y en el congelador dependiendo si tiene puerta separada tendrá una duración de hasta 9 meses. La leche debe ser almacenada cuidando la higiene y en envases de vidrio o bolsas especiales.

Para seguir aumentando la producción de la leche debes alimentar al bebe a libre demanda, es decir, cada vez que quiera, si produces poca leche prueba uno de éstos consejos:

  • Estimular el pecho:  dar masajes a los senos  con movimientos circulares, también podrías utilizar un sacaleche, ( lo puedes conseguir en farmacias), la mejor manera es por medio de la succión del bebe.
  •  Alimentar a libre demanda: colocar al pecho cada vez que se requiera, por el tiempo que sea necesario, alternando los dos senos, al vaciar uno, ofrecer el otro.
  • Tener una buena posición al amamantar:  esto te ayudará mucho a evitar molestias posteriores y dolencias en la espalda. Verificar que hay un buen agarre del pezón, la cabeza del niño debe estar sobre el angulo del antebrazo, y la madre debe tener la espalda erguida si está en una silla, si prefieres amamantar en otro lugar como la cama buscar comodidad en cualquier posición.
  • Tomar abundantes líquidos, aproximadamente 2 litros de agua, jugos de frutas naturales, sopas, entre otros. 
  • Algunas plantas medicinales pueden ayudar a estimular la producción de leche como las semillas de sésamo.
El proceso de amamantamiento contribuye a reforzar el vínculo entre madre e hijo, es un momento muy especial y único que proporciona múltiples beneficios, que también promueve el crecimiento económico y reduce las desigualdades sociales.
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *