Los reflejos en el recién nacido

Los reflejos son una respuesta a un estímulo, dicha respuesta es automática e involuntaria. El  estímulo puede clasificarse como osteotendinoso, innato, adquirido y patológico.

En ésta oportunidad vamos a hablar sobre el reflejo innato.

El reflejo innato son los que aparecen en el recién nacido, se denominan innatos porque no se aprenden, van desapareciendo  con el tiempo, a las pocas semanas o meses de vida.

 El sistema nervioso del niño recién nacido no está totalmente desarrollado, pero en el momento del nacimiento el neonato es capaz de interaccionar con su mundo circundante a través de éstos reflejos innatos. Estos reflejos le permiten adaptarse. También podemos decir, que todos los reflejos innatos son bastante importantes para los bebés, ya que le permiten  al sistema nervioso integrarse y evolucionar, aportan datos sobre el crecimiento y desarrollo psicomotor por lo que su valoración puede indicar si hay o no algún problema. La supresión gradual de los reflejos se debe a que los centros corticales van alcanzando su madurez funcional desplazando así el predominante control funcional de las estructuras subcorticales.

Vamos a enumerar los principales reflejos innatos presentes en el recién nacido, es importante señalar que éstos reflejos van desapareciendo, la permanencia de éstos un tiempo mayor puede tener significado clínico.

  1. El reflejo de la Respiración: Después del nacimiento, el aparato respiratorio del recién nacido experimenta cambios que permiten al bebé respirar. Al respirar se produce el intercambio de gases en los alvéolos pulmonares, se expulsa el dióxido de carbono y se intercambia por oxígeno. Es la primera acción que ejerce  el neonato. La respiración es más rápida que en los adultos, siendo de 30 a 40 respiraciones por minuto.
  1. El reflejo de Prensión Palmar: Se presenta durante los dos primeros meses de vida y debe haber ausencia total en el quinto mes. Se puede observar cuando colocas el dedo índice en la palma de la mano del neonato. La estimulación provoca una reacción fuerte que ocasiona el cierre de la mano. Cualquier objeto que se coloque en la palma de su manito tendrá ésta reacción.
  1. De Búsqueda: Este reflejo desaparece a los tres meses de edad. Le permite al recién nacido alimentarse. Se puede observar tocando la mejilla del bebé o la comisura labial, el bebé busca y gira la cabeza hacia el lado donde tocamos abriendo su boca.
  1. De Succión: Este reflejo es primitivo, es sumamente importante porque  permite al bebé no sólo alimentarse sino también encontrar consuelo. Favorece el mecanismo de producción de leche materna después del nacimiento, creando un vínculo materno muy especial.
  1. Reflejo de Moro: Se puede observar este reflejo cuando levantamos los hombros del bebé unos centímetros tomando de sus manitos, con una ligera tracción. Al soltar gentil pero repentinamente el niño regresa al decúbito dorsal  y aparece el reflejo. Usted observará una abducción de los brazos con extensión de los antebrazos y apertura de las manos, luego una aducción de los brazos y flexión de los antebrazos y por último de forma ocasional llanto. El bebé tiene la sensación de caerse, y adopta la típica posición. A  partir del 6° mes no debe encontrarse.
  1. Reflejo de Marcha Automática: Está presente durante los primeros tres meses de vida. Se puede observar cuando se coloca al niño en posición vertical sobre una superficie plana, sosteniéndolo del tórax, vemos que se desencadena una sucesión de pasos, es como si intentara caminar.
  1. Reflejo de Babinsky: Desaparece  al primer año de vida, se observa cuando se acaricia la planta del pie del recién nacido, se observa que el dedo gordo se mueve a la parte superior y los dedos se mueven en forma de abanico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *