Creencias y Mitos sobre la Lactancia Materna

Existen muchísimas creencias y mitos en torno a la lactancia materna, pueden encontrarse en diferentes niveles culturales y económicos capaces de influir en momentos de mucha fragilidad en la mujer como lo es el posparto. 

Algunas de éstas creencias son inofensivas, pero otras, producen bastante daño. En ocasiones se pasan en algunas familias de generación en generación, influyendo en la capacidad de alimentar correctamente el recién nacido. Algunos de éstos mitos son:

  • El calostro (se produce después del parto en los primeros tres días) debe ser desechado porque es una leche mala para el bebé. Es totalmente falso. El calostro debe darse al recién nacido para proveerle de los factores de defensa y además contiene todos los nutrientes en la cantidad necesaria para alimentar el niño.
  •  Las mujeres que tienen el seno pequeño no pueden amamantar. Falso. El tamaño de los senos no influyen de ninguna manera para reproducir leche y amamantar.
  •  Algunas madres no producen suficiente leche. Falso. Después del parto los senos de las madres están en capacidad para producir leche suficiente para cubrir las demandas nutricionales del recién nacido.
  • Hay que dar agua junto con la lactancia materna. Falso. La leche materna contiene  los nutrientes que el bebé necesita y la cantidad de liquido necesario (compuesta por 90% de agua).  
  •  La madre tiene que beber leche para producir más leche materna. Falso. No se necesita tomar leche para producirla. Una dieta saludable rica en frutas, proteínas, verduras, es lo que necesita la madre para producirla.
  •  La lactancia materna no cubre la demanda del bebé. Falso. Hay que amamantar al bebe a libre demanda. La leche se digiere y se absorbe rápidamente. La producción será mayor mientras más succione el bebé.
  •  La madre que amamante debe tener una dieta especial. Falso. Si bien es cierto que algunos alimentos deben moderarse mientras se amamanta por motivo de que pueden producir gases en el bebé, no hay motivo para hacer dietas y restricciones mayores de alimentos. La madre debe tratar de alimentarse bien, y lo más sano posible.
  •  Dar lactancia materna hace que los senos se caigan. Falso. Al contrario, la lactancia ayuda a recuperar la figura. Algunos expertos explican que la lactancia materna no es responsable de que los pechos se caigan, sino el paso del tiempo y los embarazos. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *