Apoyo de la Familia

La llegada del bebe es motivo de celebración para toda la familia, hay mucha alegría, regalos, flores, visitas de familiares. Después del parto, al llegar a casa, estás agotada, solo quieres descansar y tener tranquilidad junto a tu bebe. Tu cuerpo está adolorido y estás pasando por muchos cambios, puedes estar enfadada, pero todo esto es pasajero, el posparto es sin duda,  un proceso muy complejo en la vida de la mujer, que experimenta fuertes cambios físicos y emocionales. La mujer  tiene que recuperarse de éstos cambios.

 La salud mental es importante en los primeros días de maternidad, pues la mayoría de las mujeres sufren ansiedad y estados de tristeza,  mientras se adapta a la situación. Mientras todos en casa están volcados hacia el bebe, muchas veces se olvidan de dar atención a la madre, olvidan  dedicarle el tiempo y la ayuda que  necesita para que el proceso de adaptación sea más llevadero.

Sería maravillosos que toda la familia se involucrara en la atención no sólo del bebe, sino también de la madre. Ayudar en toda la logística para esos días tan difíciles, preparar los alimentos, cuidar de la casa, que el entorno sea tranquilo y agradable para todos los miembros de la familia, pero sobre todo que la madre pueda sentirse segura y tranquila con los que la rodean. Es necesario dejar  que la madre descanse,  el tiempo que sea necesario, a veces las visitas de amigos no lo permiten . En éste proceso el padre y otros miembros de la familia pueden alternarse para cuidar al recién nacido.

Todos en casa también pueden estar pendientes de la salud mental de la madre,  observar  sentimientos de tristeza e inseguridad, si hay incapacidad para cuidar del bebe o rechazo, todo esto alerta a la familia, quienes pueden pedir valoración con un profesional de la salud. 

El nacimiento del bebe es algo que muchas veces puede ocasionar ese desequilibrio en el ambiente familiar y personal, porque hay muchos cambios en las costumbres y en el ritmo de vida que se tenía antes de la llegada del niño a casa, en ocasiones la mujer se encuentra sola afrontando toda la situación, y la consume una fuerte soledad. Para derrotar muchas inquietudes e incertidumbres existen muchos grupos  y asociaciones de apoyo, que tienen un amplio conocimiento para brindar todo el soporte a madres solteras o que se sienten muy solas.

Sin duda el apoyo de la familia será clave para que la madre se recupere y no genere  trastornos depresivos que perjudican también a la familia. El padre debe ser comprensivo y consciente de que durante el posparto  la madre puede no estar de buen humor, fruto de toda la revolución hormonal que está sufriendo su cuerpo, pueden haber discusiones sobre quién cambia el pañal, a quién le toca alimentar o bañar al bebe. Hay pocos momentos para compartir en pareja,  por las necesidades  del niño, que puede traer consigo una fuerte crisis.

 Es necesario armarse de mucha paciencia, cariño y comunicación. Apoyarse y amarse.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *