Alimentación durante el Puerperio

El puerperio es una etapa que puede llegar a ser un tanto fuerte para muchas mujeres, sobre todo las primerizas. Hay muchos cambios en torno a la madre, que se tienen que adaptar y tratar de buscar un equilibrio para sobrellevar toda la situación. 

La madre empieza a dar lactancia a su bebé, y quizás está más preocupada en ésta tarea que en su propia alimentación. Sin dudas, después del parto la madre debe garantizar un buen aporte de nutrientes que ayuden a satisfacer sus demandas nutricionales.

Una alimentación balanceada, equilibrada, ayudará a la madre a perder el peso que ganó en el embarazo. También mientras esté amamantando  perderá peso de manera natural, aunque será de manera progresiva. No se recomienda hacer dietas estrictas para recuperar el peso ideal, o privarse de alimentos muy necesarios, sobre todo en el periodo de lactancia. 

Una buena alimentación le proporcionará a la madre toda la energía que necesita mientras su cuerpo se recupera. 

Algunas recomendaciones a tomar en consideración:

  • Incluir alimentos variados. Vegetales, frutas, cereales, proteínas, en cantidades suficientes.
  • Tomar 2 litros de agua al día, también se pueden incluir sopas, jugos naturales.
  • Consumir legumbres como los garbanzos 1 o 2 veces por semana,  según la tolerancia.
  • El pescado es una proteína de alto valor biológico que puede ser consumida dos o tres veces por semana.
  • Consumir fibras para favorecer la buena digestión y evitar el estreñimiento.
  • Ingerir alimentos ricos en hierro, ya que muchas madres padecen de anemia posterior al parto.
  • Evitar los alimentos con azúcar, gaseosas y jugos procesados, también  las tortas,el  pan blanco.
  • También evitar los alimentos con alto contenidos  de grasas, las frituras. escoger en su lugar grasas saludables como las contenidas en el aceite de oliva, frutos secos, semillas.
  • Escoger carbohidratos de calidad como el arroz integral, pasta integral, quinoa, entre otros.
  • Muy importante consumir ácidos grasos como el omega 3, que encontramos en pescados.
  • Evitar el consumo de alcohol y cigarrillos, que perjudican la salud de la madre mientras se recupera de toda la revolución hormonal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *